Llegan a España las webs que devuelven dinero por compra

Cinco Días. El fenómeno anglosajón conocido bajo el nombre de cashback (devolución de dinero, en su traducción literal) ha llegado a España. Y lo hace de la mano de dos webs recién creadas y con capital español, Ebonus y Dotalia.com. Ambas han decidido apostar por una fórmula que permite reembolsar en dinero contante y sonante a los usuarios las comisiones y descuentos recibidos por sus compras online.
Ambas empresas creen haber aterrizado en este mercado en el momento y lugar oportuno. Primero porque con la crisis “la gente vigila mucho más cómo se gasta el dinero”. Y segundo, porque el comercio electrónico en España sigue creciendo y los internautas están ahora más experimentados y ya no se conforman con encontrar chollos en la red, ahora buscan que internet les aporte un valor añadido a sus compras.
Compra individual
“El cashback es un concepto fantástico, que está muy contrastado en países como Reino Unido y EE UU”, dice Daniel Mediavilla, socio fundador de Ebonus, quien cuenta que las webs británicas que explotan esta fórmula facturaron el pasado año 400 millones de libras (unos 439 millones de euros) y la líder, Rpoints, devolvió a través de esta vía 30 millones de euros a sus clientes. Hoy, y tras tres años de funcionamiento, esta web tiene 1.700 tiendas asociadas y 600.000 usuarios activos.
Los creadores de Ebonus y Dotalia.com aclaran que sus portales no son comparadores de precios y que tampoco juntan a personas para comprar en grupo un mismo producto y así obtener mayores descuentos. “Aquí se devuelve dinero por cada compra individual”, aclara Mediavilla.
Este ingeniero cántabro, de 38 años, al que le vino la inspiración de montar este negocio en España tras ser usuario de este tipo de servicio en Inglaterra, donde vive, explica que “el precio de los productos es igual en la web que en la tienda. La diferencia es que al realizar la adquisición a través de Ebonus ocurre igual en Dotalia, se obtiene un descuento que va en beneficio del comprador”. Eso es así porque, en el fondo, estas empresas lo que están haciendo es aportar clientes a sus comercios asociados.
Estas webs funcionan como sigue: detectan automáticamente la transacción, y la cantidad que se ha gastado el usuario se asigna a su cuenta. Una vez que la empresa donde se ha realizado la compra da la comisión o el descuento a Ebonus o a Dotalia, éstas lo reintegran al usuario usando el mecanismo de pago seleccionado por el cliente.
En el caso de Dotalia.com, “ofrecemos la devolución en efectivo de hasta un 20% del importe de las compras realizadas en las tiendas asociadas, con las que además negociamos descuentos exclusivos para nuestros usuarios”, apunta José Ramón Morales, cofundador de esta web, junto con Ignacio Casanova, también artífice de la comunidad virtual Mundoofertas.com.
Eso sí, en Dotalia, el usuario debe dar una cuenta corriente o de ahorro de cualquier banco o caja asociada a sus hijos o a otro menor. La web permite que el usuario invite a la familia o a amigos a que ahorren para un mismo niño, multiplicando así las posibilidades de sumar fondos.
Ebonus tiene actualmente 350 empresas asociadas (Spanair, Telepizza, Nike, Fnac, Telefónica, Vodafone, Sol Meliá o iTunes, entre ellas), con descuentos de hasta el 20% en productos de software o del 10% en el caso de viajes y hoteles, que son los productos más demandados. “En nuestro caso, devolvemos entre el 80 y el 90% de la remuneración que percibimos”. Dotalia, por su parte, cuenta con unos 200 comercios adheridos, con ofertas que oscilan entre el 2% y el 20%. Custo Barcelona, Carrefour, Apple, Nokia, Sony o Telefónica están entre ellos.
Los ingresos en el caso de Ebonus proceden, además de la pequeña parte de la comisión que se quedan, de seis euros anuales que retienen al comprador del total del cashback acumulado a raíz de sus compras online. Eso sí, si el usuario no utiliza los servicios, Ebonus no percibe cantidad alguna, porque “nosotros no cobramos nada”, continúa Mediavilla, que advierte que su página no admite publicidad de los comercios. “Queremos dar un servicio de calidad y proponemos un intercambio de roles, donde el usuario sea el rey y la empresa la que adopte un rol pasivo”.
Morales apunta que en su compañía los ingresos sólo proceden de las comisiones que se quedan. Y advierte que envían el dinero a la cuenta del usuario cada vez que éste acumule 10 euros a su favor.

Deja un comentario